Miércoles 20 de Julio 2022
TONI KROOS

La anécdota de Toni Kroos sobre por qué lo obligaban a jugar al fútbol descalzo

Desde que era muy pequeño, Toni Kroos mostró condiciones para ser uno de los mejores jugadores del mundo y hasta llevó a que sus padres decidieran mudarse por él.

Toni Kroos. Fuente: (Minuto en Cancha)Créditos: Minuto en Cancha
Escrito en FÚTBOL el

No hay dudas de que Toni Kroos es uno de los jugadores que más se destacaron en la última década. Ganador de cinco Champions League con el Real Madrid y de una Copa del Mundo con la Selección de Alemania en Brasil 2014, el famoso número 8 recuerda una anécdota que pone al descubierto que ya tenía una ventaja extra desde niño que lo llevó a jugar al fútbol descalzo.

Suele ser común ver a los deportistas lucir sus uniformes, medias largas y los característicos botines, pero esta última pieza parecía estar prohibida para un joven Toni Kroos, pues tenía como condición jugar descalzo durante las clases de educación física en su escuela. Y es que el delantero del Real Madrid se destacaba por encima de la media, por lo que era una estrategia para nivelarlo con sus compañeros.

Al parecer, el goleador alemán ya daba indicios de lo brillante que podría ser su futuro en el fútbol profesional: las maestras que tuvo coinciden en el hecho de que Toni Kroos no fue uno de los estudiantes más sobresalientes de sus clases, pero todo cambiaba cuando llegaba la hora de los deportes.

"Siempre fue un chico humilde, nunca fanfarroneaba con el fútbol, era agradable y simpático", recordó un exprofesor.

Toni Kroos era obligado a jugar descalzo para que los partidos sean más justos. Fuente: (Pinterest)

No era amante del estudio: así fue la experiencia de Toni Kroos en la escuela

Desde muy pequeño, el alemán tenía bien en claro que su destino estaba detrás del balón de carillas monocromáticas. Incluso, sus padres lo sabían y, por eso, decidieron mudarse de su ciudad natal, Greifswald, hacia Rostock para que él y su hermano Felix pudieran formar en la cantera del Hansa.

"Era un flojo, sobre todo haciendo los deberes", reconoció Birgit, la madre de Toni Kroos, y concordó con su exmaestra que reveló que no solía entregar los trabajos que solicitaba. Pese a esto, el futbolista logró terminar sus estudios obligatorios sin ser el mejor del curso, pero con buenas notas.