Sábado 13 de Enero 2024
INCONDICIONAL

La única musa que Rafa Nadal desea conservar en las buenas y en las malas

El tenista tiene un secreto para que perdure el amor.

Rafa Nadal. Fuente: (Instagram)
Escrito en INTERNACIONAL el

Para cualquier deportista es indispensable tener apoyo incondicional una vez que regresan a casa. La cabeza siempre puede jugarles una mala pasada, sobre todo teniendo en cuenta la presión de los fans y la absoluta necesidad de mantener siempre íntegro el rendimiento físico. Los tenistas, sobre todo, cuentan con una lista que les indica si son o no los mejores del mundo. Rafa Nadal ha pasado a lo largo de los años por todos los estados.

Más allá de que los fanáticos pueden reconocer en Rafa Nadal su mueca de rabia cuando se le escapa un set, hay alguien que lo conoce aún mejor que los millones de ojos que lo miran a través de todo el mundo, ella es María Francisca Perelló, que, aunque siempre ha tratado de pasar desapercibida, no puede contener saltar de su asiento cuando su pareja anota y romper en frustración cuando le va mal en algún partido. Seguramente ella es quien mejor conoce al deportista y no es casualidad.

Hace 16 años que Mery acepta el desafío que significa estar al lado de un deportista de renombre y tan conocido en todo el planeta como es Rafa Nadal, además de que conoce mejor que nadie sus malos humores, su forma de ser lejos de las cámaras y las raquetas de tenis. Hace ya dos años decidieron pasar por el altar y dar el "sí, quiero", pero lo más llamativo de su relación es que ella es la única pareja que se le ha conocido al deportista.

Los comienzos de esta pareja se dieron en el 2005, con el aterrizaje de la carrera del manacorí en la élite del tenis. En tanto tiempo, Mery jamás ha protagonizado ningún escándalo. Es una chica sencilla, de carácter tranquilo, que mantiene un pacto de silencio a rajatabla con todos los miembros del círculo íntimo de Rafa Nadal. En esta cantidad de años, nunca brindó a la prensa alguna palabra que pudiera ser contraproducente para la imagen o carrera de su, ahora, esposo. El secreto de que esta relación perdure en el tiempo fueron las únicas palabras que se conocieron de ella.

Mery Perelló confesó, únicamente ante el libro de John Carlin, «Rafa: Mi historia», por qué ella prefiere a veces mantenerse al margen de las giras de Rafa Nadal y no ser su escolta como algunas otras parejas de deportistas: "Viajar juntos a todos lados no sería bueno ni para él ni para mí. Si lo siguiera a todas partes, creo que habría peligro de que nos dejáramos de llevar tan bien". Además, fuentes que conocen muy bien a la pareja también han aceptado que Mery le ha brindado al tenista el espacio necesario y ella misma creó sus propios espacios, para que ninguno de los dos se sintiera opacado o presionado por el otro en la relación. Eso salta a la vista en tantos años de perfecta convivencia.

Por otro lado, ninguno de los dos se ha permitido armar un show de su amor como es común en los futbolistas u otros deportistas de élite. De hecho, a diferencia de cientos de propuestas de matrimonio exuberantes que salen publicadas en cualquier medio, ellos construyeron su compromiso en absoluta discreción y los medios no se enteraron de que caminaban hacia el altar sino hasta ocho meses después de que se comprometieran. Incluso, cuando salió publicada la noticia, Rafa Nadal se enojó bastante porque no le gusta que se sepan los detalles de su historia de amor con Mery.

La única vez que el mundo entero vio una dedicación de amor de Rafa Nadal a Mery Perelló en público fue durante el Master 1000 de Montecarlo en 2016. El tenista se arrodilló en la tierra, se dirigió al palco y besó a su, entonces, novia. Ambos comparten el compromiso y la fidelidad hacia la familia. Se conocen desde siempre; de hecho, sus raíces son de la misma tierra: ella era compañera de colegio de María Isabel Nadal, hermana del tenista que los presentó. Es hija única y estudió, en la UIB (Universidad de las Illes Balears), Administración y Dirección de Empresas. Siempre intentó mantener oculto a su novio porque temía que los profesores le dieran un trato diferente, por lo que todo lo que logró lo hizo por mérito propio.