Sábado 13 de Enero 2024
GRAN LOGRO

Arantxa Sánchez Vicario, la historia de la mujer que cambió al tenis femenino

A los 13 años ya jugaba tenis de manera profesional.

Arantxa Sánchez Vicario. Fuente: (Espectáculos España).
Escrito en MÁS DEPORTES el

Arantxa Sánchez Vicario es una de las deportistas más queridas del mundo. Con tan solo 17 años, el 10 de junio de 1989, hizo historia y derrotó a Steffi Graf en la final de Roland Garros. Ese día, la deportista marcó un antes y un después en el tenis, pero también en el deporte español.

“Los números para recordar 7-6 3-6 y 7-5 y dos horas y cincuenta y ocho minutos que fue lo que duró la vibrante final”, recordó Eduardo Merino en su blog COPE. Arantxa Sánchez Vicario le dio muchas alegrías a toda España y en especial a su familia. Su madre la vio llorar por primera vez, el día en el que derrotó a Steffi Graf.

Arantxa Sánchez Vicario

Marisa Vicario, su madre, confesó aquel día que “era la primera vez que la había visto llorar”. “Creo que todavía no se ha dado cuenta de lo que ha hecho”, señaló su progenitora. Aunque la marca le duró tan solo un año, fue un momento que jamás olvidó. Con tan solo 13 años, ya jugaba tenis profesional.

Arantxa Sánchez Vicario en sus inicios

La deportista participó en cinco ocasiones en los Juegos Olímpicos. Además, ganó dos medallas de plata y varias de bronce. Gracias a su carisma y talento, logró que se ponga el foco en el tenis femenino. “Los medios de comunicación no nos dedicaban a las mujeres el tiempo que le dedicaban a los hombres, aunque también es cierto que en esos años no había figuras femeninas tan destacadas”, recordó. 

Siempre hubo preferencia por el deporte masculino. En el Campeonato de España en 1985, ella y su contrincante tuvieron que cambiar de pista durante el torneo para dejar lugar a la final masculina que iba a ser transmitida en televisión. Arantxa Sánchez Vicario confesó que el tenis no es solo un juego de muñeca.

En el deporte es muy importante poder controlar las emociones y concentrarse. No es solo un “juego de muñeca, colocación o habilidades técnicas, estar arriba es muy exigente. El poder mental, en ocasiones, supone ganar un partido y eso también debe entrenarse”.