Lunes 20 de Junio 2022
JULIO CÉSAR CHÁVEZ

"Me convertí en un diablo": la lucha de Julio César Chávez contra las adicciones

Julio César Chávez logró rehabilitarse del consumo de sustancias y hoy cuenta con clínicas para ayudar a las personas con adicciones.

Julio César Chávez. Fuente: (Minuto en Cancha)Créditos: Minuto en Cancha
Escrito en MÁS DEPORTES el

A pesar de que Julio César Chávez ya lleva casi 13 años limpio, la marca que dejó en su vida su lucha contra las adicciones que lo llevaron a tocar fondo sigue presente. Hoy, el mexicano cuenta con varios centros de rehabilitación a lo largo de México que no hacen más que demostrar el compromiso social que adoptó ante la problemática que suele ser pasada por alto.

Con la posibilidad de poder mirar hacia atrás y notar el cambio que sufrió su personalidad entre lo que el boxeador es y la faceta agresiva que desarrollaron las sustancias en su mente, la leyenda azteca reflexionó sobre el daño que se autoprovocó y le generó al resto, pues no solo pensó en quitarse la vida, sino que también estuvo a punto de hacerlo con un hermano y solía maltratar a su esposa, a quien reconoce como su gran apoyo por aguantarlo.

"Me convertí en un diablo", calificó el deportista.

De hecho, Julio César Chávez reconoció que siente que carga con una cruz en sus espaldas, por haber tenido adicciones, ya que aseguró sentirse culpable de que su hijo mayor haya tenido que transcurrir por el mismo camino, el cual aún no logró superar, tras años de intentar rehabilitarse. Incluso, las experiencias que Julio Jr vivió de pequeño lograron que la relación entre padre e hijo esté repleta de momentos de peleas, alejamientos y acusaciones.

Julio César Chávez reconoció que comenzó a consumir sustancias alucinógenas en los años 90. Fuente: (Instagram @jcchavez115)

Así fue el día que Julio César Chávez consumió por primera vez

Durante una entrevista a corazón abierto que la estrella le brindó al famoso conductor mexicano Yordi Rosado, para su ciclo de entrevistas en YouTube, el boxeador admitió que, en más de una ocasión, le habían ofrecido estupefacientes en Culiacán, en donde la celebridad comenzó a prepararse para ser único en su clase.

Sin embargo, Julio César Chávez aseguró que nunca podrá olvidar la noche que decidió decirle que sí a una persona que le extendió una dosis, tras una pelea que ganó en Las Vegas. "Pensaba que ya había ganado todo", contó el exboxeador al relatar que creía que no tenía nada más que desear y tampoco herramientas para combatir la soledad que lo rodeaba en su interior.