Martes 17 de Enero 2023
JULIO CÉSAR CHÁVEZ

"Yo no quería": así es la mansión que Julio César Chávez utiliza como clínica de rehabilitación

Julio César Chávez abrió Baja del Sol para ayudar a las personas con adicción, problema que él logró superar.

Julio César Chávez. Fuente: (Twitter)
Escrito en MÁS DEPORTES el

Julio César Chávez es uno de los deportistas más importantes de la historia de México, pero su legado como legendario boxeador se vio manchado por sus adicciones que le arruinaron la vida en más de una ocasión. Si bien ahora se encuentra en muy buen estado, mantiene un pasado oscuro que puede recordar cada vez que ve su mansión.

El exboxeador de Sonora tuvo que enfrentar una complicada rehabilitación a las drogas y el alcohol luego de varios escenarios donde peligró su vida, pero supo cómo afrontar la situación gracias a toda la ayuda que recibió. Debido a esto, Julio César Chávez quiso hacer un aporte a la ciudad de Culiacán e hizo una clínica con el nombre de Baja del Sol en su mansión para que las personas que sufrieran del mismo problema que él pasó puedan salir de las adicciones.

La clínica Bajo del Sol se inauguró en febrero de 2015.

"Tengo recuerdos muy bonitos y otros muy tristes. Con el dolor de mi corazón, yo no quería que fuera clínica, pero viendo toda la problemática que hay en Culiacán y tanta gente que me pide ayuda dije 'por qué no ponerla en mi casa'", explicó Julio César Chávez durante una entrevista con "TV Azteca", donde repasó su pasado con las adicciones.

La mansión de Julio César Chávez está ubicada en la colonia Colinas de San Miguel, en Culiacán, y es el lugar donde vivió la mayor parte de su vida junto a sus hijos. Dicha residencia contaba cuarta de entretenimiento, gimnasio, spa, piscina, además de la habitación donde cada integrante de su familia tenía su espacio.

La clínica Baja del Sol también cuenta con una sucursal en Tijuana.

El escenario de sus adicciones

Julio César Chávez hizo un recorrido por la mansión con "TV Azteca" y recordó sus malos momentos con la adicción a las drogas. El propio excampeón sonorense confesó que ese era uno de los escenarios principales donde consumía, por lo que allí pasó los momentos más difíciles de su vida.

"Aquí es donde me drogaba, mucho, pero también aquí crecieron mis hijos. Opté de hacer la clínica aquí porque es donde nunca pude recuperarme y siempre tuve esa ilusión. Lo hago con la esperanza de que si yo no pude otra gente sí puede recuperarse para empezar una nueva vida", explicó el legendario exboxeador.