Sábado 13 de Enero 2024
MONEDAS

La Moneda de Alfonso XII de 1 Peseta 1876: Rareza y Valor en el Mercado Numismático

Descubre la fascinante historia y el valor excepcional de la moneda de Alfonso XII de 1 peseta de 1876, cotizada en hasta 1600 euros, una joya numismática única en su conservación y rareza.

Moneda de Alfonso XII de 1 Peseta 1876. Fuente: (Google).Moneda de Alfonso XII de 1 Peseta 1876. Fuente: (Google)Créditos: Google
Escrito en MÁS DEPORTES el

En el mundo de la numismática, la moneda de Alfonso XII de 1 peseta, acuñada en el año 1876, destaca por su relevancia histórica y su valor en el mercado actual. Con 18-76 estampado en las estrellas, la acuñación bajo el sello DEM y la ceca de Madrid, esta pieza es un testimonio tangible de la España del siglo XIX. Su conservación en estado SC- la convierte en un ejemplar de gran calidad, respaldado por sus 23 mm de diámetro y 4,99 gramos de plata.

El brillo radiante de esta moneda es uno de sus atributos más destacados, realzando una patina preciosa que añade un encanto particular a cada ejemplar. Su belleza excepcional y su rareza la posicionan como una pieza altamente codiciada por coleccionistas y expertos en numismática. Es más que una simple pieza de plata; es un pedazo de historia, una ventana al pasado en manos de los entusiastas de la numismática.

Moneda de Alfonso XII de 1 Peseta 1876. Fuente: (Google)

En el mercado actual, esta moneda de Alfonso XII de 1 peseta se cotiza hasta en 1600 euros, reflejando su demanda y valor entre los coleccionistas. Su estado de conservación, combinado con su escasez y detalles únicos, la convierten en una adquisición codiciada. Cada ejemplar representa una oportunidad de poseer una parte tangible y preciada del legado histórico de España, con un valor que va más allá de su mera denominación monetaria.

Moneda de Alfonso XII de 1 Peseta 1876. Fuente: (Google)

En resumen, la moneda de Alfonso XII de 1 peseta de 1876 es una joya numismática que trasciende su valor nominal. Su rareza, estado de conservación, y detalles distintivos la convierten en una pieza codiciada por coleccionistas y aficionados a la historia. Su brillo, patina y belleza única la catapultaron a un estatus destacado en el mundo de la numismática, reflejando su relevancia histórica y su valor en el mercado actual.